Todo en la vida tiene su porqué, ¿Por qué tiranos criminales suben al poder?, hoy hablaré de Adolf Hitler y el porqué subió al poder, aquí lo voy a exponer.

Década de los años 30, Alemania está sumida en una crisis económica sin precedentes, la Gran Depresión golpeó con fuerza al país germano, además la derrota en la Primera Guerra Mundial y el humillante Tratado de Versalles minó mucho al país, el desempleo era tremendo, el descontento de la población con su clase política era evidente, sus gobiernos eran extremadamente débiles, esto creo las condiciones perfectas para el surgimiento de un nuevo líder, Adolf Hitler y su partido, el Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores, es decir el partido nazi.

Hitler era un gran orador y cautivaba a un pueblo alemán anhelando un cambio que pueda sacar adelante al deprimido país, les prometió una mejor vida y una Alemania fuerte y poderosa, los nazis apelaban a los desempleados, jóvenes y a las clases populares y pequeña burguesía.

El partido nazi subiría como la espuma, del 3% de votos en 1924 al 33% en 1932, en Enero de 1933, Hitler fue nombrado canciller, el jefe del gobierno alemán, en aquel entonces los alemanes vieron en el, su salvador.