Archivo de la categoría: Psicologia

Dia Mundial de la Salud Mental

La salud de la mente es tanto o más importante que la salud física, porque además va relacionado muchas veces, como dice el dicho latino “Mens sana, in corpore sano”, en muchísimas ocasiones es muy cierto este dicho.

Las administraciones deberían poner mas recursos para la salud mental, para que tener una mente sana no sea un lujo, la psiquiatría y la psicología debería ser mejor y mas accesible a la ciudadanía.

Porque una sociedad con una mente sana, es una sociedad mejor sin lugar a dudas.

Resultado de imagen de dia mundial de la salud mental

Anuncios

PSICOLOGÍA “INSEGURIDAD EMOCIONAL”

Una sensación poco agradable que le pasa a más personas de lo que parecen, esta sensación cuando tienes sensación de malestar, nerviosismo o temeridad en cualquier contexto, esto es la inseguridad emocional, cuando se ve vulnerable e inestable que amenaza su autoimagen personal, su yo, por tanto está relacionado directamente con la autoestima.

Casi todo el mundo se ha sentido inseguro alguna vez, cuando este problema se cronifica entonces puede aparecer el problema psicológico que hay que tratar, siempre la seguridad en un mismo es fuente de satisfacción y un seguro para la felicidad, la inseguridad es normal alguna vez por eso siempre hay que buscar los medios para combatirla y buscar los medios para volver a la seguridad en uno mismo.

 

 

Psicología “Depresión”

Una de las enfermedades mentales más complejas y por desgracia frecuente en los seres humanos es la depresión, muchos lo confunden con el simple hecho de sentirse muy tristes y culpables en un momento determinado, sin embargo es un mal mas complejo que estos síntomas y que acarrean además de la característica del sentimiento permanente de una gran tristeza y culpabilidad, también tiene síntomas físicos.

La depresión, como he dicho antes, es mucho mas serio que sentirse en un momento determinado triste y culpable por algo, la característica mas frecuente de esta enfermedad es además del sentimiento de tristeza y culpabilidad, es también la baja energía y la falta de ganas e interés en todo o casi todas las cosas que habitualmente le hacían sentirse feliz y realizado, otros síntomas es que la persona se vuelve irrascible y se irrita con facilidad, es decir que se mosquea por todo., entre los síntomas físicos está el insomnio o bien dormir demasiado, también la persona puede tener o bien mucho apetito o perder el apetito, la depresión es una causa frecuente de bajas laborales, la depresión casi nunca viene sola, esta enfermedad surge por causas que han influido en el entorno de la persona, la causa mas frecuente son los acontecimientos traumáticos (muerte de seres queridos, presenciar y ser víctima un delito grave, rupturas sentimentales, sufrir mal trato físico o psicológico..etc), muy rara vez la depresión aparece de modo espontáneo como he dicho antes.

Además la depresión tiene diferentes grados (leve, moderada, grave o extrema) en los casos más extremos surgen ideas de suicidio en la persona que sufre esta enfermedad.

La depresión es un mal muy serio y que debe ser tratado por un profesional sin ninguna duda.

y aquí hago un llamamiento a las administraciones para que tomen en serio la salud mental, mas recursos para salud mental en la Sanidad Pública es lo que debería ser, una sociedad mentalmente sana es una sociedad mejor, porque será una sociedad más feliz, sin ninguna duda.

Psicología “Fobia social”

Un problema que no se habla mucho, pero que está muy presente en la sociedad, seguramente conocereís a alguién que es digamos “demasiado tímido”, que le da como miedo hablar con la gente y no se suele relacionar, una fobía que para que la sufre es un auténtico calvario porque normalmente esa persona quiere relacionarse y no puede.

También este trastorno puede ser en todas las situaciones y en situaciones puntuales.

Aquí lo muestro en el significado que la explicación que nos da nuestra querida Wikipedia

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Fobia_social

El trastorno de ansiedad social (TAS), también conocido como fobia social, es un trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo persistente a una o más situaciones sociales por temor a que resulten embarazosas.1​ Este temor puede ser desencadenado por el escrutinio (percibido o real) de otras personas. Es el trastorno de ansiedad más común y uno de los más comúnes entre los trastornos psiquiátricos.2​ Muchos de los síntomas más frecuentes de la fobia social se encuentran también en el trastorno de personalidad por evitación y existe la posibilidad de que ambas sean conceptualizaciones alternativas de un mismo trastorno.

En la mayoría de los casos, los síntomas físicos del trastorno son: ruborizaciónsudoración excesiva, temblor, palpitaciones y náusea.3​ Por otro lado, pueden presentarse respuestas conductuales a las situaciones temidas, como es el caso del habla acelerada, y otras estrategias de afrontamiento.4​ También pueden ocurrir ataques de pánico.5​ Algunas personas utilizan el alcohol y otras drogas para reducir sus temores e inhibiciones en eventos sociales. Por lo anterior, las personas con este trastorno pueden sufrir alcoholismo y otros tipos de abuso de sustancias.67​ Las escalas como el Inventario de Fobia Social, el SPAI-B y la Escala de Ansiedad Social de Liebowitzpueden emplearse para evaluar la severidad de la ansiedad.

La terapia cognitivo conductual es efectiva en el tratamiento de la enfermedad.8​ También se pueden emplear fármacos para su tratamiento, como es el caso de antidepresivosinhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN) e inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO). Otros medicamentos empleados son los beta bloqueadores y las benzodiazepinas.9

Definición y características:

Como cualquier fobia, se centra en un miedo intenso, persistente y crónico (grave para considerarse fobia) a ser juzgado, avergonzado, humillado o hacer el ridículo, que se pone de manifiesto en varios tipos de situaciones, entre las que destacan:

  • Hablar en público, como intervenir en clase o realizar una exposición (glosofobia).
  • Reuniones sociales en las que tendrá que relacionarse (fiestas, eventos, etc.).
  • Encuentros inesperados con conocidos, familiares, amigos, etc.

Estos temores pueden ser desencadenados por medio del escrutinio de las acciones de los demás. El sentimiento de miedo es tan intenso, que en este tipo de situaciones la persona se pone nerviosa tan sólo con pensar en ello (ansiedad anticipatoria), e intenta esforzarse para controlar o suprimir la ansiedad. Estas situaciones y otra serie de sucesos hacen que el que la padezca se sienta inseguro, acechado, incómodo, con sensaciones intensas y desagradables acerca de lo que pueden estar hablando, pensando o juzgando de él (cierta paranoia), y síntomas evidentes de ansiedad. Si bien el miedo a la interacción social puede ser reconocido por la persona como excesivo o irracional, su superación puede ser bastante difícil. Los síntomas físicos que acompañan a menudo el trastorno de ansiedad social incluyen rubor, sudoración profusa (hiperhidrosis), temblores, palpitacionesnáuseastartamudez, a menudo acompañada de un discurso acelerado. Pueden ocurrir ataques de pánico en virtud del intenso miedo y malestar. Un diagnóstico precoz puede ayudar a minimizar los síntomas y el desarrollo de problemas adicionales, como la depresión.

Las situaciones temidas pueden ser numerosas, y en este caso se trata del subtipo generalizado (fobia social generalizada) (ej. concurrir a fiestas o reuniones, conocer gente nueva, participar de pequeños grupos de trabajo, realizar conquistas amorosas, etc.) o únicas y específicas (fobia social específica), de subtipo discreto (ej. dar un discurso, actuar frente al público, ir al baño cuando hay personas en el ambiente contiguo, etc.).

Debido a la relevancia de este trastorno, es crucial la detección temprana. Actualmente están disponibles instrumentos de evaluación breves y sencillos que se pueden utilizar como medida de tamizado o cribado en adolescentes y adultos, como por ejemplo, el Inventario de Fobia Social (Social Phobia Inventory),10111213​ el SPAI-B1415​ 16​ y la Escala de Ansiedad Social de Liebowitz (Liebowitz Social Anxiety Scale).1718

Situaciones que provocan ansiedad con mayor frecuencia

En términos de prevalencia, en una muestra de 88 adultos con Fobia social las situaciones sociales ansiogénicas más prevalentes son:

  • Hablar en público (99%).
  • Charla informal/reuniones (88%).
  • Acudir a fiestas (76%).
  • Mantener una conversación (64%).
  • Iniciar una conversación (60%).
  • Comer/beber en público (39%).
  • Escribir en público (31%).
  • Utilizar un lavabo público (8%).19

Inicio y desarrollo:

Se suele desarrollar en la juventud, después de la adolescencia. Su aparición es mucho más común de lo que se piensa popularmente, y no hay que considerar esta fobia como extraña. Aceptarlo abiertamente en público es el mejor modo de comenzar a superarlo, para poder intentar sentirse mejor comprendido y de ese modo, aminorar la angustia.

Los síntomas pueden presentarse al inicio de la adolescencia y pueden continuar durante toda la vida, lo que tiene graves consecuencias negativas en la vida social, laboral y afectiva. A menudo las personas cercanas suelen confundir erróneamente la fobia social con la timidez, pero una persona que padezca fobia social no tiene por qué ser necesariamente tímida.

Actualmente está creciendo exponencialmente el número de trabajos sobre inteligencia emocional en distintos ámbitos de la psicología clínica, y entre ellos, la relación entre inteligencia emocional y la fobia social.20

Signos y síntomas:

Quienes padecen de fobia social experimentan un temor exagerado a ser objeto de juicios negativos por parte de otros. Es por ello que evitan de modo constante un gran número de actividades de orden social ya que cuando se exponen a las mismas sufren una gran tensión y síntomas ansiosos tales como:

Síntomas físicos:

Síntomas cognitivos y emocionales:

  • Miedo a bloquearse mentalmente, tartamudear, tener sed, toser, etc.
  • Temor a la evaluación negativa, la persona piensa que está siendo juzgado o criticado por los demás.
  • Pensamientos negativos (ej. “voy a hacer el ridículo”, “quedaré bloqueado y no sabré que decir”, “seguro que no les interesa mi opinión”, etc.).
  • Sensación de irrealidad (desrealización o despersonalización).
  • Sensación de que todos lo están observando y enjuiciando.
  • Temor y creencia de ser visto como ansioso, débil, raro, loco o estúpido.
  • Temor extremo a conocer gente nueva.
  • Temor y creencia de no saber comportarse de un modo adecuado o competente.
  • Evasión total de un evento social (aislamiento).
  • Ansiedad intensa frente a un grupo de personas.
  • Temor a manifestar síntomas de ansiedad.

Conductas de seguridad:

Desde el punto de vista comportamental, algunas personas anticipan y evitan las situaciones sociales temidas, mientras que otras personas las afrontan pero recurren a “conductas de seguridad”, es decir, conductas con las que intentan protegerse de un modo u otro para atenuar o suprimir la ansiedad. Las conductas de seguridad atenúan la ansiedad a corto plazo, pero la refuerzan a medio y largo plazo.

Algunas de las conductas de seguridad pueden ser:

  • Recurrir a otras personas para que hagan cosas por ellos.2425
  • Evitar mirar a los ojos o desviar la mirada.
  • Apartar la mirada si cree que alguien le va a preguntar algo.
  • Apoyar las manos en algún lugar por si tiemblan.
  • Meterse las manos en los bolsillos.
  • Cruzarse de brazos.
  • Evitar ciertas personas, lugares o ambientes.
  • Evitar hablar con los demás; hablar poco o nada; hablar ininterrupidamente para evitar silencios; hablar muy deprisa o muy despacio; hablar sólo de un tema que se domina.
  • No saludar; ignorar a los demás; no participar.
  • Escapar y refugiarse en el cuarto de baño; mojarse la cara en el baño.
  • Lavarse las manos.
  • Ponerse la mano delante de la cara.
  • Tensar los músculos fuertemente para no temblar.
  • Apretar vasos y cubiertos al cogerlos.
  • No comer determinadas comidas por miedo a hacer el ridículo.
  • Beber mucha agua.
  • Dejar de escribir cuando alguien se acerca.
  • Ocultar la firma de documentos con la mano.
  • Pagar en efectivo para evitar pagar con tarjetas.
  • Preparar excusas para justificar comportamientos.
  • Tomar alcoholansiolíticos.
  • Situarse de forma estratégica en reuniones (ej. sentado al final de la clase, en extremos o laterales).
  • Ensayar cuidadosamente lo que se va a decir al mismo tiempo que se está hablando.
  • Revisar y evaluar el discurso propio.
  • Tratar de imaginarse como “está quedando” ante el otro.
  • Despistarse o distraerse pensando en otras cosas.
  • Broncearse o maquillarse para que no se note el rubor.
  • Usar ropas anchas y frescas para que no se note el sudor.
  • Caminar encorvado o agachando la cabeza.
  • Estrujar las manos, jugar con ellas, agarrárselas, juntarlas.
  • Esconder las manos tras la espalda.
  • Manipular un objeto con la mano para descargar la ansiedad (ej. bolígrafo).
  • Tics y hábitos nerviosos variados: mover una pierna, frotarse los ojos y la cara, tirarse del pelo, cruzar las piernas, pellizcarse, morderse las uñas, etc.
  • Caminar auto-observando y controlando cada paso que se da.
  • Dar la razón en todo, evitar discutir.
  • Evitar sonreír; mantenerse serio o distante.
  • Ser el primero ó el último en llegar a cierto lugar (ej. una clase).26

Etiología:

La fobia social como cualquier otra fobia es un mecanismo desarrollado para evitar situaciones potencialmente peligrosas para la supervivencia, pero en la sociedad moderna este mecanismo es un problema mayor que el propio peligro, pues incapacita a la persona el poder hacer una vida como desea. El exponerse a la situación temida puede provocar un ataque de ansiedad, y el miedo a sufrir ese ataque es el principal motivo por el que a la persona le cueste enfrentarse a sus miedos. También la ansiedad suele ser un acompañante habitual de quien padece fobia social. También se ha encontrado una relación entre estilos paternos (critica, sobreprotección emocional, hostilidad; es decir, el constructo “emoción expresada”) y el desarrollo y/o mantenimiento de la fobia social.27

Abuso de sustancias;

El 39,6% de las personas con fobia social presentan abuso de sustancias.[cita requerida] Téngase en cuenta la importancia que este dato reviste, dado que gran parte de quienes la padecen son personas jóvenes, que presentan así un alto grado de vulnerabilidad a desarrollar una adicción. La intensa ansiedad y angustia en situaciones de desenvolvimiento social, resulta especialmente perturbadora en los jóvenes porque para ellos es de capital importancia la pertenencia a un grupo o el inicio de relaciones laborales y de pareja. Este abuso o dependencia de sustancias o alcohol, como una forma de automedicarse, disminuye los niveles de ansiedad de los pacientes gracias a la desinhibición que el alcohol produce. En un intento de aliviar sus síntomas, descubren y utilizan, una y otra vez, el efecto desinhibidor del alcohol (“voy a tomar algo fuerte para darme coraje”), ansiolíticos y otros tóxicos. Además, estudios realizados revelaron un promedio de 32% de fobia social en poblaciones de alcohólicos, un porcentaje casi tres veces mayor que en la población general.[cita requerida]

Diagnóstico:

Para efectuar el diagnóstico de la fobia social, los especialistas se basan en los criterios diagnósticos del DSM-5 (APA, 2013), DSM-IV-TR (en el cual se le llama trastorno de ansiedad social) o del CIE-10 (etiquetado como fobias sociales)

DSM-5:

  • A. Miedo o ansiedad acusada en respuesta a una o más situaciones sociales en las cuales la persona se ve expuesta al posible escrutinio por parte de los demás. Posibles ejemplos son interacciones sociales (por ej., mantener una conversación, encontrase con personas desconocidas), ser observado (por ej., al comer o beber) y actuar delante de otros (por ej., dar una charla). Nota: En niños la ansiedad debe ocurrir en situaciones con compañeros de su edad, no solo en interacciones con adultos.
  • B. La persona teme ser negativamente evaluada a partir de su actuación o de los síntomas de ansiedad que muestra, lo que implica humillación o vergüenza, rechazo por parte de otros u ofender a otros.
  • C. Las situaciones sociales provocan casi siempre miedo o ansiedad. Nota: En niños, la ansiedad puede manifestarse como lloros, berrinches, quedarse paralizados, pegarse a alguien, encogimiento o no hablar en situaciones sociales.
  • D. Las situaciones sociales son evitadas o se soportan con ansiedad o malestar intensos.
  • E. El miedo o ansiedad es desproporcionada para la amenaza implicada por la situación social y para el contexto sociocultural.
  • F. El miedo, ansiedad o evitación es persistente y dura típicamente 6 meses o más
  • G.El miedo, ansiedad o evitación causa un malestar clínicamente significativo o deterioro en la vida social o laboral o en otras áreas importantes de funcionamiento.
  • H.El miedo, ansiedad o evitación no es atribuible a los efectos fisiológicos de una sustancia (por ej. drogas, fármacos) o a otra condición médica.
  • I. El miedo, ansiedad o evitación no puede explicarse mejor por los síntomas de otro trastorno mental, tal como trastorno de pánico trastorno dismórfico corporal o trastorno del espectro autista.
  • J. Si otra condición médica (por ej., enfermedad de Parkinson, obesidad, desfiguración por quemaduras o heridas) está presente, el miedo, ansiedad o evitación está claramente no relacionado con ella o es excesiva.

Especificar si: Solo actuación: El miedo está restringido a hablar o actuar en público.

DSM IV-TR:

Los siguientes criterios deben cumplirse:

  • ATemor acusado y persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posible evaluación por parte de los demás. El individuo teme actuar de un modo (o mostrar síntomas de ansiedad) que sea humillante o embarazoso.

Nota: En los niños es necesario haber demostrado que sus capacidades para relacionarse socialmente con sus familiares son normales y han existido siempre, y que la ansiedad social aparece en las reuniones con individuos de su misma edad y no sólo en cualquier interrelación con un adulto.

  • B. La exposición a las situaciones sociales temidas provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de una crisis de angustia situacional o más o menos relacionada con una situación.

Nota: En los niños la ansiedad puede traducirse en lloros, berrinches, inhibición o retraimiento en situaciones sociales donde los asistentes no pertenecen al marco familiar.

  • C. El individuo reconoce que este temor es excesivo o irracional.

Nota: En los niños puede faltar este reconocimiento.

  • D. Las situaciones sociales o actuaciones en público temidas se evitan o bien se experimentan con ansiedad o malestar intensos.
  • E. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar que aparece en la(s) situación(es) social(es) o actuación(es) en público temida(s) interfieren acusadamente con la rutina normal del individuo, con sus relaciones laborales (o académicas) o sociales, o bien producen un malestar clínicamente significativo.
  • F. En los individuos menores de 18 años la duración del cuadro sintomático debe prolongarse como mínimo 6 meses.

Prevalencia:

Según la Encuesta de Comorbilidad Nacional de EE. UU. la ansiedad social es uno de los trastornos de ansiedad más comunes, y el tercer trastorno mental con mayor prevalencia en los EE.UU. Se estima que 19,2 millones de estadounidenses sufren de trastorno de ansiedad social y puede ocurrir en cualquier momento pero más a menudo en la adolescencia, la adultez temprana, o incluso la primera infancia. Estadísticamente, es también más común en mujeres que en hombres.29

Tratamiento:

Psicoterapia:

La fobia social suele presentar una buena respuesta a la terapia cognitivo-conductual (TCC), en sus variantes individual y grupal.24​ Es fundamental que los mismos sean llevados a cabo por personal altamente entrenado. En adolescentes, el tratamiento puede requerir la implicación de los padres en terapia si éstos exhiben altos niveles de emoción expresada30

En parte de los casos está indicado incluir adicionalmente un tratamiento psicofarmacológico, ya que éste puede contribuir a lograr respuestas en casos resistentes a la TCC.

Fármacos:

Antidepresivos:

En 1985, antes de la introducción de los ISRS, los antidepresivos inhibidores de la monoamina oxidasa (IMAO) fueron utilizados con frecuencia en el tratamiento de la ansiedad social. Su eficacia es comparable o, a veces superiores a los ISRS y benzodiacepinas. Sin embargo, debido a las restricciones dietéticas necesarias en el aminoácido tiramina, la alta toxicidad en caso de sobredosis, y las incompatibilidades con otros fármacos, su utilidad como tratamiento para la fobia social es limitado. Algunos abogan por su uso continuado o para aquellos que no necesitan cumplir estrictamente una dieta especial.31​ Un nuevo tipo de este medicamento, los inhibidores reversibles de la monoaminooxidasa subtipo A (RIMA), tales como la droga moclobemida,32​ se unen reversiblemente a la MAO-A enzima, reduciendo en gran medida el riesgo de crisis hipertensiva con la ingesta de la tiramina dietética.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son los medicamentos de primera elección para tratar la fobia social generalizada. En comparación con anteriores fármacos, hay menos riesgo de tolerancia y dependencia asociado a los ISRS.33​ Sin embargo, su eficacia en el tratamiento de los trastornos de ansiedad y un mayor riesgo de suicidio ha sido objeto de controversia.[cita requerida]

En distintos estudios clínicos randomizados doble ciego en personas con fobia social, la administración de paroxetina mejora significativamente los síntomas.34​ La fluoxetina en conjunción con la psicoterapia también se ha comprobado ser superior al placebo.35

Los efectos secundarios son comunes durante las primeras semanas de tratamiento. Los síntomas pueden incluir dolores de cabeza, náuseas, insomnio y cambios en la libido. No ha sido establecida su seguridad durante el embarazo.36

La venlafaxina ha demostrado una eficacia similar a los ISRS.373839​ En Japón, el milnacipran se utiliza en el tratamiento del Taijin kyofusho una variante japonesa del trastorno de ansiedad social.

El antidepresivo mirtazapina también ha demostrado ser eficaz en el tratamiento del trastorno de ansiedad social. Esto es especialmente importante debido a que no causa muchos de los efectos secundarios desagradables asociados con los ISRS (en particular la disfunción sexual). Otro antidepresivo atípico que ha tenido éxito es el bupropión.40

Betabloqueantes[editar]

Los betabloqueantes controlan algunos de los síntomas somáticos de la ansiedad, como el temblor, la taquicardia y la sudoración. Uno de ellos, el propranolol, se suele utilizar para tratar cardiopatías y presión arterial alta. El médico puede prescribir un beta-bloqueador ante situaciones particularmente estresantes como dar un discurso o asistir a una reunión importante.

Ansiolíticos[editar]

Las benzodiacepinas, fármacos del grupo de los ansiolíticos, como el clonazepam son una alternativa a los ISRS. Estos medicamentos se utilizan a menudo para el alivio a corto plazo de la ansiedad severa que resulte incapacitante.41​ A pesar de que las benzodiazepinas son aún prescritas para su uso diario a largo plazo en algunos países, existe en el ámbito sanitario preocupación por el desarrollo del efecto tolerancia a este tipo de fármacos, la dependencia y el uso indebido y abusivo. Se ha recomendado que las benzodiazepinas sólo sean prescritas a personas que no responden a otros medicamentos.42

Las benzodiacepinas aumentan la acción del GABA, el principal neurotransmisor inhibidor en el cerebro. Los efectos por lo general comienzan a aparecer en cuestión de minutos u horas. En la mayoría de los pacientes, la tolerancia se desarrolla rápidamente para los efectos sedantes de las benzodiacepinas, pero no para los efectos ansiolíticos. El uso a largo plazo de las benzodiazepinas puede producir dependencia física y la interrupción brusca de la droga debe ser evitado debido a la alta posibilidad de que produzcan síntomas de abstinencia (incluyendo temblor, insomnio, y en casos raros, convulsiones).

Las benzodiacepinas no se recomiendan como monoterapia para los pacientes que tienen depresión mayor, además del trastorno de ansiedad social y se deben evitar en pacientes con antecedentes de abuso de sustancias.43

 

Psicología “Personalidades tóxicas”

Buenos días, amigos y amigas:

Hoy os comparto un interesante artículo de la famosa página de Internet de Psicología  La Mente es Maravillosa, bueno por desgracía en nuestra vida nos topamos con personalidades tóxicas, con gente que nos absorbe la energía, que nos hace sentir mal, lamentablemente he vivido esto en persona y recientemente,  la envidía y los celos sobre todo es el origen de muchos males en las relaciones de amistad.

Feliz Sábado a todos/as.

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/7-tipos-de-personalidades-toxicas/

Aunque no lo creamos, estamos rodeados de gente con personalidades tóxicas. Personas que nos hacen sentir mal aunque no tengamos la culpa, que nos usan sin que aparentemente podamos evitarlo, que nos tienen a su merced sin que nos demos cuenta. Muchas de estas personalidades las conocemos, pero no somos conscientes de su consecuencia tóxica.

A continuación, os mostramos los siete tipos de personalidades tóxicas más comunes que tenemos cada día, a nuestro alrededor para que podáis identificarlas e intentéis poner algunos límites y estrategias de por medio para no salir malheridos.

Hombre abriendo puerta

El envidioso

Una persona envidiosa tratará siempre de buscar aliados. Esto le garantizará envenenar a otros con sus palabras y sus malos pensamientos. Este tipo de persona no es feliz. Siempre desean aquello que los demás tienen o consiguen e intentarán boicotearlo.

Es fácil detectar a los envidiosos. Se ven venir. Lo importante es saber alejarnos de ellos, no dejar que nos influyan con sus pensamientos tóxicos. Si somos los afectados, tenemos que intentar ignorarlos. Si nos convertimos en un probable aliado, no debemos dejar que guíe nuestros pensamientos sobre una persona.

Nadie piensa igual sobre alguien y tenemos que tenerlo claro. Que nadie modifique lo que pensamos ni nos ponga en contra de otra persona por sus pensamientos tóxicos.

El autoritario

La persona autoritaria suele ser un jefe. Alguien que tiene bajo su yugo a otros. Suelen ser personas muy inseguras de sí mismas y, por eso, incitan miedo a sus subordinados para dar fe del control y poder que tienen. Pero esto no acaba aquí. Una persona autoritaria llega a humillar, amenazar y goza imponiendo su voluntad. Juega con la necesidad que tienen las personas por conservar un puesto de trabajo.

Nadie debería tolerar esto, ni siquiera aunque sea tu jefe. Actualmente, hay una ley que contempla el acoso laboral. Si te encuentras en un caso como este no temas tomar medidas. Ir al trabajo puede convertirse en una verdadera tortura.

El manipulador

Una persona manipuladora es difícil de detectar. El manipulador es una personalidad tóxica que puede pasar desapercibida durante mucho tiempo sin ser descubierto. Se muestran amables y complacientes. Tienen una gran capacidad para empatizar lo que les viene muy bien. Pero cuando las conoces mejor hay ciertas cosas que tienes que evitar hacia ellas.

Para empezar, nunca seas sincero con una persona manipuladora porque le dará la vuelta. Se sentirá atacada y logrará que te sientas culpable por tu sinceridad. Por lo tanto, tú serás el único culpable y así te hará sentir. Aunque sepas que no tiene razón, acabarás controlando lo que dices para no sentirte mal después.

Los manipuladores juegan sucio y suelen mentir. Si tú tienes un problema el de ellos será peor. Por último, tienen el don de contaminar el entorno. Si están tristes el ambiente se volverá triste.

Mujer quitándole careta a un hombre

El pesimista

Como su propio nombre indica, los pesimistas siempre lo ven todo de forma negativa. Son personas a las que todo les afecta y se rinden con mucha facilidad. Esta negatividad en la que viven atrae más negatividad, por lo tanto, se convierte en un círculo vicioso. Se muestran como víctimas indefensas ante el mundo. Continuamente estarán quejándose por su pasado, su presente y su probable futuro.

Es necesario alejarse de este tipo de personas. Por mucho que intentes hacerles ver que no todo es tan malo como parece, te llevarán la contraria y lograrán alimentarse de tu positivismo para sentirse bien. La consecuencia es que tú no te sentirás tan bien. A estos sujetos también se les denomina “vampiros emocionales“.

El sociopsicópata

Es una de las personalidades tóxicas más peligrosas. Nos encontramos ante personas impulsivas, que no establecen límites afectivos y no sienten remordimientos cuando hacen daño a los demás. Son personas ambiciosas que alcanzan sus objetivos sin importar a quien destruyan por el camino. Son incapaces de decir “lo siento”.

Los sociopsicópatas son personas que se presentan encantadoras, pues te dirán todo lo que querrás oír. Suele interesarse mucho por la persona que tiene enfrente haciéndole muchas preguntas para recabar información que almacenará para utilizarla, luego, en su contra. Con esto, mentirá y engañará para lograr lo que quiere. Fingirá sentimientos que no siente ni padece. Es lo opuesto a una persona empática.

¿Cómo podemos reconocer a un sociopsicópata? Debemos ser muy observadores. Dado que no sienten emociones hay que observar en su rostro su mirada y los músculos faciales. Si fijan los ojos en ti y no mueven ni un solo músculo de la cara, ten cuidado, probablemente te estén manipulando.

El descalificador

El descalificador disfruta menospreciando, manipulando y desestabilizando emocionalmente a los demás. Esto provoca que la otra persona se muestre inseguro y dependa de sus opiniones. Se mostrará como un gran amigo, pero utilizará todo lo que le cuentes para, en el momento adecuado, desvalorizarte ante los demás. De esta manera, finge mostrarse interesado en lo que le cuentan. Juega con el factor sorpresa.

Hombre hablando y manipulando

El neurótico

La persona neurótica suele ser insegura. Por este motivo, intentará conseguir una buena posición social aunque se impondrá objetivos que no podrá cumplir, debido a sus sentimientos de desvalorización que lo bloquean. No soporta que nadie sepa más que él sobre algo, por eso tratará siempre de llamar la atención.

Por este tipo de inseguridades, que sufrió desde niño y no ha podido resolver, el neurótico desarrolla una conducta perfeccionista, conflictiva, egoísta e infantil. Esto le lleva a controlar a la otra persona. Además, sus cambios de humor provocan que sea imposible la convivencia con ellos.

Cualquiera de estas personalidades tóxicas contamina a los que tienen a su alrededor, a través de sus energías negativas. Darse cuenta de con quién nos relacionamos también es importante para nuestra salud. El truco está en anticiparse y elegir de quien nos queremos rodear, evitando a aquellas personalidades tóxicas que nos puedan perjudicar.

Psicología “Relaciones sanas vs Relaciones tóxicas”

Sin duda recomiendo leer este artículo, porque las personas tiene que ver claro que relación hace feliz y que relación hace sufrir, cada persona debe valorar y analizar si conviene o no estar con una persona, merece la pena reflexionarlo, yo estoy seguro aclararía los ideas de mas de una persona, eso si cada cual es muy libre de elegir su camino, desde luego y lo que es claro que todo el mundo tiene derecho a ser feliz y este artículo pretende guiar, enseñar y aconsejar.

Buenas tardes.

Fuente: https://valorarteblog.com/2016/03/13/relaciones-sanas-vs-relaciones-toxicas/

 

Captura de pantalla 2016-03-12 a la(s) 16.00.01

En estos días he comenzado a recordar el pasado, he decidido mirar un poco hacia atrás con el fin de ver como mi vida se ha ido transformando con el paso del tiempo. Quizás en este momento puedo decir que lo más valioso con lo que cuento son las personas que me rodean, esas que siempre están ahí para mi haya pasado lo que haya pasado entre nosotros, las que siguen a mi lado apoyándome y acompañándome porque hemos logrado construir relaciones valiosas donde hay reciprocidad, aprendizaje, apoyo, sinceridad y servicio mutuo.

Las relaciones cambian y evolucionan, por momentos se estancan, en ocasiones se aplazan, algunas irremediablemente terminan y otras en ocasiones logran transformarse. Lo realmente importante es cómo lograr mantener relaciones sanas hacia todos los que nos rodean: padres, hermanos, familia, amigos, parejas, hijos, compañeros etc.

La verdadera felicidad se obtiene de la sana interacción con los seres humanos, el intercambio energético y el aprendizaje que nos brindamos unos a otros es lo que nos mantiene alegres y entusiasmados. Cuando los cimientos de una relación se establecen desde la consciencia, la relación es fructífera y genera plenitud.

                     Es de suma importancia tener en cuenta que en ocasiones, relaciones que han nacido de forma pura y que son sanas, pueden volverse relaciones tóxicas que nos drenan, y que en vez de mantener nuestra energía viva, nos convierten en seres dependientes y apegados transformándonos en víctimas o victimarios de relaciones destructivas. “Amor vs Apego”

Una relación tóxica o malsana es responsabilidad de las dos fuerzas que interactúan. Debemos comenzar a reconocer que si algo esta fallando en una relación es porque las dos personas de una u otra manera, están actuando desde su yo limitante, es decir desde su ego.

 

Relación Tóxica

 

                En una relación tóxica prima la necesidad de recibir y la dependencia, la persona que se hace dependiente, piensa y siente que el otro le da lo que necesita y que no puede vivir sin él o ella, dandole la facultad a algo externo de satisfacer sus carencias, concepto erróneo que genera apego. Esta disfuncionalidad, puede presentarse en cualquier tipo de relación.

  • Laboral: Necesitar a otra persona para emprender o hacer bien mi trabajo porque creo que sin ella no podré hacerlo, ejemplo: dependencia intelectual.
  • Amistad: Abstenerse de hacer determinadas actividades si no nos acompañan, ejemplo: dejar de ir a un lugar si no va la amiga o el amigo cercano.
  • Familiar: Dependencia malsana entre familiares de cualquier tipo, ejemplo: padres que no quieren que sus hijos se vayan, o hijos que necesitan el visto bueno de sus padres para hacer cualquier cosa.
  • Amorosa: Aferrarse a una pareja pensando que sin ella no seremos felices.

La persona apegada, percibida que recibe reconocimiento, cariño, protección, compañía, seguridad o cualquier cosa que siente que le hace falta. Esta sensación de recibir eso que no nos damos a nosotros mismos, se convierte en un anclaje mental que nos lleva a creer que si dicha persona permanece a nuestro lado, la carencia desaparecerá.

El problema no está en desear recibir del otro, el problema está en pensar que el origen de eso que necesito, está fuera de mi y que sin esa persona no podre obtenerlo.

Si te das cuenta, en ese momento estás amarrándote a alguien y haciéndolo responsable de generar lo que en tu interior sientes que no tienes, este sentimiento proviene de tu ego, no de tu conciencia. Posteriormente, se contamina la relación pues cuando no recibas lo que esperas, te sentirás engañado o maltratado y en ocasiones harás lo que sientas necesario para volver a recibirlo. La otra parte de la relación, desde su ego al igual que tú, puede aprovechar de manera inconsciente la dependencia que se ha generado para manipular, dominar, maltratar y controlar.

Si logramos estar alerta, en el momento en que nos percatemos de que nuestro ego ha entrado a guiar nuestra relación, podremos aprender de la experiencia y no permitir que cualquiera de nuestras relaciones se haga tóxica.

La respuesta a nuestros vacíos está en nuestro interior, cuando te enfocas en buscar afuera, te distraes y en vez de cubrir dichas carencias, terminas por alimentarlas.

 

Relación Sana

 

                   Está cimentada en la libertad y se rige por el sentimiento puro de dar, ninguno depende de ninguno, interactúan entre si entregándose sanamente lo mejor, sin una intención de recibir algo específico.

Para tener una relación armónica es indispensable tener amor propio. Una persona que se ama y se acepta verdaderamente como es, tiene la consciencia de que nadie más que ella misma puede cubrir sus vacíos, es responsable de su vida y sus circunstancias asumiendolas sin culpar a nadie por sus carencias o problemas. Al sentirse bien y plena con sus puntos positivos y también con los negativos, se reconstruye a cada momento pues su principal motor de vida es transformar y sanar lo que no le gusta en ella o en su realidad. Esto le permite ser auténtica y transparente cuando interactúa con quienes la rodean, lo que da la oportunidad a quienes se relacionan con ella de ser auténticas también.

Relacionarse de esta manera genera vínculos fuertes entre las dos fuerzas, debido a que hay consciencia de que los dos pueden aportarse y entregarse al otro sin asumir responsabilidades ajenas, sino más bien, construyendo y caminando el uno junto al otro sin dependencia o sentimientos malsanos.

 

Cuando logremos ser conscientes de que el único lugar donde encontraremos lo que nos falta es en nuestro interior, nos liberaremos y liberaremos a todos los que se relacionen con nosotros. Las relaciones de dependencia, manipuladoras, maltratadoras, malsanas etc. generan destrucción y estancamiento para todos los involucrados.

 Es el momento de comenzar a relacionarnos de manera sana y desinteresada, siendo realmente como somos, sin vender una imagen “perfecta” que cumpla los requerimientos sociales.

Si engañamos, seremos engañados.

 ¿Qué sentido tiene buscar en otro lo que no te das a ti mismo?, no podrás dar a nadie lo que no hay en tu interior. Llénate, amate a raudales, acéptate, compréndete y transfórmate para atraer a tu vida a alguien que al igual que tú, pueda construir una relación basada en la libertad y la consciencia.

 

“Del apego surge el sufrimiento; del apego surge el miedo. Para aquel que está libre de apego, ni hay sufrimiento, ni mucho menos miedo” Buda

Escrito por Catalina Lobo para VALORARTEblog

Psicología “Fortaleza emocional”

Dichoso es el que posee fortaleza emocional, el que no se rinde a pesar de las dificultades, el que no se da por vencido, el que se levanta cuando se cae, ante todo el fuerte el que no pierde la fe, sin duda quien posee esta cualidad tiene mucho que enseñarnos a los demás, ser fuerte o tratar de serlo es al fin y al cabo lo que pretendemos la mayoría.

Os dejo un artículo sobre la fortaleza emocional, buenas noches.

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/como-adquirir-fortaleza-emocional/

La fortaleza emocional, tiene un lado que puede venir de nacimiento, pero también tiene otra parte que puede ser desarrollada desde la estructura del pensamiento.

Sólo tenemos que hacer unas preguntas a alguien, para darnos cuenta de la debilidad o fortaleza interior que posee.
Quien piensa de una manera débil y temerosa, también emocionalmente lo será, porque los pensamientos se transforman en emociones.

Por lo tanto la fórmula sería:

Pensamiento triste y negativo = Emociones débiles

Pensamiento motivador y positivo = Emociones fuertes

Analiza cómo es tu pensamiento y verás que será acorde a tus emociones. No es lo mismo enfrentarse a una situación difícil, dudando de nosotros mismos, con temor, pensamientos pesimistas, que hacerlo con pensamientos reforzadores, como “va a salir bien”, “confío en mi”, “vamos, puedes hacerlo!”, etc..

Si quieres adquirir fortaleza emocional, deberás empezar por pensar de una manera fuerte, ganadora, positiva.

¿QUIERES SER UN GANADOR? PUES PARA ELLO DEBERÁS PENSAR TAMBIÉN COMO UN GANADOR

Adquirir emociones positivas a través del pensamiento es posible, requiere práctica y puedes empezar a sentirlo desde lo más sencillo. Con frases cortas que deberás repetirte interiormente a lo largo del día.

Prueba un día a que nada en tu mente sea negativo, ya desde que te levantes tienes que pensar como si todo te fuera genial, como si tuvieras una seguridad aplastante. Actúa y compórtate como te gustaría ser y acabarás convirtiéndote en ello.

Aparta la cortina al levantarte y piensa “hoy va a ser un día espléndido!”, mírate al espejo y piensa “Te quiero!, confío en ti porque puedes conseguir lo que te propongas” y dedícate un beso.

Si ya empiezas así el día, será como un grano de arena que se irá transformando en una montaña. Di adiós al pesimismo, victimismo, quejas, críticas y dale la bienvenida a la seguridad, motivación, felicidad.

Cuántas veces hemos visto a entrenadores animando a sus deportistas. Les aportan motivación y ganas de luchar, ganas de ganar. Ellos emplean la técnica de las frases motivadoras positivas y eso muchas veces hace que ganen las batallas.

 

Conviértete en tu entrenador interior personal, cuando te enfrentes a cualquier situación que te provoque debilidad, piensa “vamos!, ánimo!, puedes hacerlo!, eres bueno, lo vas a conseguir!”

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

Todo esto de las frases y pensamientos positivos, son altamente buenos para la salud mental, pero recuerda que tampoco hace milagros a una persona que tenga algún problema interior de inseguridad, timidez, etc…

Sí es verdad que puede ayudar mucho, pero es como un calmante momentáneo, sólo sirve para esos momentos en los que se piensa positivo, pero a la que se deja de entrenar la mente y no se utilizan esas frases, la inseguridad vuelve de nuevo.

Por ello lo más recomendable es que se use esta técnica como complemento, pero siempre intentando solucionar la raíz del problema que se tiene.

Se podría comparar a las medicinas, por ejemplo una persona que tenga ansiedad, un calmante le ayudará por unas horas, pero cuando pase el efecto seguirá teniendo el problema.

Para calmar una ansiedad de verdad, es necesario que un profesional llegue a la raíz del problema, ya sea consciente o inconsciente y corte esas malas emociones que le impiden tener un buen estado emocional.

Imágenes cortesía de Jesus Solana y Alba Soler

Artículo de Psicologia”La lealtad como valor humano”

La lealtad, un valor humano muy pero muy fundamental en una amistad, así es, lamentablemente no siempre sucede y esto nos provoca mucho dolor y pena, aquí os dejo un interesante artículo sobre esto.

Se leal no es ser pelota, es todo lo contrario, ser leal a un amigo, es evitar el “todo vale” mas bien, todo no vale, ser leal es tener valor para decir las cosas a la cara a una persona cuando está fallando, cuando hace una cosa que no nos gusta, el amigo de verdad siempre te da decir las cosas a la cara, las cosas agradables cuando hay motivo de decirlas, las cosas no tan agradables cuando hay que decirlo.

Os dejo el artículo.

Ninguna relación puede funcionar si no aceptamos a las personas como realmente son en su vida diaria. Tendemos a querer cambiar a los demás y hacerlos a la manera que a nosotros nos parecen que deben ser.

Es cierto que debemos ser una influencia positiva para los demás; no hay nada malo que imitemos lo bueno de ellos y que ellos, a su vez, imiten lo bueno de nosotros, pero los cambios que se realizan en una persona deben hacerse porque ella así lo desea y no por nuestro afán de cambiarla.
Cuando una persona confía en nosotros y nos demuestra su afecto y LEALTAD debemos ver lo positivo que hay en ella y la oportunidad de enriquecernos aprendiendo de sus virtudes y aceptándola con sus defectos, que son muchos.TODOS TENEMOS DEFECTOS

Es importante entender que TODOS somos diferentes y que la VERDADERA AMISTAD consiste en armonizar nuestras diferencia y apreciar más a fondo lo mejor de nuestros amigos, aceptando aquello que nos desagrada más, pero que forma parte de su carácter y personalidad.
La LEALTAD es quizás la característica, mas importante, de una buena amistad. LLAMAR A NUESTROS AMIGOS por lo menos para saludarlos ó escribirles, y saber cómo están, es una forma de lealtad; obviamente OLVIDARNOS de ellos es una DESLEALTAD de nuestra parte.

Quizás la forma de demostrar lealtad hacia nuestros amigos, es IMPEDIR A TODA COSTA QUE OTRAS PERSONAS hablen mal de nuestros amigos, cuando no están presentes y no se pueden defender de ese ataque. Esto no es fácil. Es necesario armarse de valor para decirle a quien habla mal, que se detenga en ese momento, y que si tiene que decir algo de nuestro amigo ó amiga, que lo diga de frente a las personas que insultó. Desgraciadamente ahi entra el factor COBARDIA.
También se demuestra la lealtad estando con nuestros amigos ó amigas en las buenas ó en las malas. Especialmente si están MAL. Es más, la verdadera amistad se demuestra en los MOMENTOS DE PRUEBA , en los momentos más difíciles.

En una verdadera amistad no hay interés material, el único interés que prevalece es el que se tiene por la persona misma. Interés por disfrutar juntos lo positivo de la vida; interés por crecer juntos; interés por aprender juntos; interés por disfrutar de la compañía de los amigos sin importar si son ricos ó pobres, si te pueden dar algo ó no.

MUCHAS PERSONAS TIENEN AMIGOS SÓLO POR SU BENEFICIO PROPIO. El interés genuino se manifiesta en las personas, no en las cosas materiales.
Como amigos podemos sentir empatía y solidarizarnos especialmente con el sufrimiento de quienes queremos de verdad. Los verdaderos y auténticos amigos tienen la capacidad de entender y compartir los problemas, los sentimientos, las alegrías, en fin, las emociones, PERO SIN HACER JUICIOS, SIN MENTIR y sobre todo SIN TRAICIONAR….

Autor: Eva Furio

Fuente: http://evafurio.blogia.com/2011/032301-la-lealtad-y-el-valor-de-la-amistad.php

PSICOLOGÍA “5 Clases de malos amigos”

Tiene mas valor tener pocos amigos y pero de calidad, que muchos amigos y pero de poca calidad, pero bueno siempre es mejor tener muchos y muy buenos amigos y amigas, y yo se que es posible.

Les dejo un interesante artículo, buenas tardes.

Oscar Iglesias Casado

 

5 clases de malos amigos

¿Vosotros también habéis percibido que a medida que maduramos, nuestra lista de amigos se va reduciendo? No os preocupéis, es normal e incluso sano.

Es bueno que tengas en cuenta que no ocurre porque seas antisocial o mal amigo. Esta experiencia se da, porque nuestras prioridades y exigencias cambian y varían a medida que vamos madurando.Quizás, por falta de tiempo, prefieras emplearlo en personas que de verdad te interesan y aportan a tu vida o aprendizaje vital, algo positivo.

Hoy te contaré los 5 tipos de “malos amigos” para reconocer si tienes alguno de ellos en tu vida. Si es así, seguramente ahora no te genere muchos inconvenientes emocionales, pero créeme que a la larga acabarás terminando la relación para bien.

 

¿Cuáles son las 5 clases de malos amigos?

– El que siempre es mejor que tú. El amigo que nunca te felicitará o se alegrará por ti. Pueden ocurrirte situaciones o cosas impresionantes y súper motivantes para tu persona: conseguir un trabajo, lograr pagar tu nueva casa, ser súper feliz con tu pareja… Todo lo anterior da igual, esta persona siempre tendrá algo que contar que será más increíble o mejor que tu experiencia.

También se caracterizan por no solamente escuchar tus preocupaciones. Da igual lo muy mal que estés viviendo o lo que estés pasando; la vida de él/ella será muchísimo peor que la tuya en cualquier situación. Este tipo de amigos tienen origen en una naturaleza competitiva e inseguridad, de ahí que estar a su lado no te haga sentir bien.

Un amigo de verdad siempre se siente feliz con tus logros y escuchará empatizando tus preocupaciones. Te ayudará todo lo posible a mejorar y crecer.

– El que siempre tiene problemas. Da igual lo increíble que sea su vida, sus relaciones, su situación económica. Esta persona siempre estará desganada y se vendrá abajo en seguida. Es un tipo de amigo que se siente miserable, quejándose por todo constantemente y esto te hace sentir mal. Toda su vida es un drama para ellos.

 

Son personas negativas las cuales nunca te creerán si les dices que están reaccionando de manera exagerada.

Su modus operandi social consistirá en crear constantemente peleas donde la otra persona reafirme lo mucho que se preocupan por él/ella.

Bastante tenemos en la vida personal de cada uno de nosotros como para necesitar tener a nuestro lado a una persona que esté constantemente haciéndote sentir mal. Nos añadirá solo estrés.

– El que siempre te hace sentir culpable. Este amigo se niega a crecer y tener su propia vida,haciéndote sentir mal por no apetecerte ir a cualquier situación que requiera un compromiso personal, aunque no te apetezca o no te encuentres bien.

El que tu amigo no tenga vida personal propia no quiere decir que tu no tengas derecho a permitirte vivir la tuya.

No te sientas nunca culpable. Cualquier persona que no quiera comprender tus necesidades personales no te comprende, y probablemente esa barrera te generará conflictos emocionales a largo plazo con él/ella.

– El que nunca tiene dinero. Es bueno tener en cuenta que esta persona no debe ser confundida con el amigo que trabaja mucho y por algunos problemas personales/familiares no logra tener una buena situación económica.

Aun pasando esta situación, si de verdad es tu amigo no le importará compartir contigo una cerveza al menos una vez a la semana.

 

Este punto es para aquellos amigos cuya escasez económica siempre es culpa de alguien ajena a ellos. Además, aunque no tenga dinero, no intenta ni realiza nada al respecto para cambiar su situación . El inconveniente de tener un amigo así, es que probablemente siempre acabarás pagando tú.

Este tipo de amigo solo te quiere como uso egoísta y seamos sinceros, no necesitas alguien así en tu vida para pasar el rato o lo bonito de tu vida.

– El que no para de cotillear. Son personas que se caracterizan por condenar y juzgar a todas las personas que tengas a tu alrededor. Lo más significativo es que sus críticas van destinadas a las mismas acciones que pasadas realizaron ellos.

Si habla contigo, ten claro que entonces después hablará sobre ti. Esta forma de ser se da tanto en mujeres como en hombres por igual. Todo lo que le cuentes a esta persona lo transformará en un cotilleo para contárselo a alguien más de forma morbosa.

A cualquiera de nosotros nos gusta rodearnos de personas con las cuales podamos sentirnos libres de poder confiar, y este tipo de amigos no son un buen ejemplo. Tal vez alguno de tus mejores y sinceros amigos te hayan contado algún cotilleo, pero alguien que constantemente está diciendo cosas de los demás es una persona seguramente sin personalidad ni ganas de hacer el bien en esta vida. 

Es cierto que los amigos se miden por la calidad y no por la cantidad. Asegúrate de llevar a cabo un repaso de tu vida personal una vez en tu vida al menos. Comparte con nuestros lectores la experiencia y lo liberado que te sentirás después de realizarla.

 

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/5-clases-de-malos-amigos/